lunes, noviembre 21, 2005

 

¡Piratas en costas mexicanas!

La historia mexicana -
¡Piratas en costas mexicanas!

por Mario Hernández-Chárraga (del Zenzontle 1998)

No es de sorprender que los Asaltantes del Mar han exis­tido y existen aún en nuestros días. Cuando los barcos de mercancías navegaban rumbo a Europa, en el siglo XVII, los piratas ingleses ya tenían control sobre la zona de tránsito del mar del Caribe. Sus actividades eran tan fructíferas que beneficiaban el comercio inglés y por eso tenían el apoyo del gobierno británico. Muchos piratas se convertirían en grandes empresarios gracias a la explotación ilegal de las maderas de las costas mexicanas.

Si nos imaginamos Europa en 1650, cuando la riqueza de América ya se había distribuído por obra de los Habsburgo y de los comerciantes ingleses y holandeses, la industria textil era una de las ramas económicas en pleno desarrollo. Las fábricas de colorantes no podían dar abasto a la creciente demanda de añiles y sales que la industria textil requería.

Investigadores ocupaban su tiempo en analizar y descubrir nuevas fuen­tes de colorantes. Una de las más apreciadas materias primas que lle­gaban de América fue el ”Palo de Brasil”, que así se llamó por hayar­se en abundancia en las costa del delta amazónico, pero éste arbol crecía en la costas caribeñas desde lo que ahora es Nicaragua hasta el actual estado de Quintana Roo, además de las costas de Campeche y Tabasco.

Tras los ataques estaba el celo de las cortes

En 1568 los filibusteros ingleses aparecieron por primera vez en el Golfo de México y se apoderaron de un navío español que salió del puer­to de Campeche. Ya en ese enton­ces los bucaneros franceses habían atacado dicho puerto. Atrás de estos ataques estaba el celo de la corte inglesa (Isabel I) y de la fran­cesa (Enrique III y IV) por disfrutar el derecho que el Papa había otor­ga­do a España y a Portugal de ex­panderse y repartirse el Nuevo Mundo.

Un siglo funcio­nó la piratería sin que hubiera ma­yor interés por los corsarios en establecerse y formar gran­des colonias. Sin em­bargo sí pe­que­ños cam­pa­men­tos y hasta her­manda­des, con re­glamentos fuera de toda ley Vir­reinal, aún cuando éstas comuni­da­des ocupaban tie­rras de la Nueva España.


Avance inglés y retroceso español en Tabasco y Yucatán, 1650-1700.

Los filibusteros atacaron sistemati­ca­mente las ciudades y puertos de Campeche, Bacalar, Cozumel y Sta. María, provocando un traslado hacia el interior del país.
Fue en 1655, cuando las tropas inglesas invadieron la isla de Ja­maica y se adueñaron de territorios caribeños, cuando la corona espa­ñola reclamó enérgicamente y logró con presión internacional que Inglaterra firmara un tratado de suspención de la piratería en 1667.

Se establecieron para explotar el ”Palo de tinte”

Éste acuerdo no frenó totalmente las prácticas piratas, pero sí dismi­nuyeron mucho. Sin embargo un nuevo problema se presentó: los bucaneros decidieron establecerse de fijo en las tierras de explotación del ”Palo de tinte” para dedicarse de lleno al corte y comercialización de éste.

La Laguna de Términos era un re­fugio natural perfecto para ésta práctica y allí crecía el árbol nudoso que daba la substancia para teñir de color rojo oscuro y morado.

También, aunque en menor escala, la región de la Bahía de Chetumal ofrecía condiciones parecidas. En éstas regiones, entre trecientos y novecientos filibusteros disemina­dos en grupos pequeños (de tres a diez hombres), encargaban el tra­bajo pesado a esclavos traídos de África y de las Islas Antillanas o a indígenas sometidos en la misma región. Se alimentaban de presas silvestres, como venado y aves, pero también asaltaban las comuni­dades indígenas para proveerse de víveres, esclavos y mujeres para el servicio doméstico.

Estas ”colonias ” inglesas en territo­rios de la Nueva España constituían un riesgo, pues los ingleses estaban expandiéndose en el Caribe y otras partes del globo. Aunado a ésto, la Audiencia de Yucatán solicitó a la Corona española acabar con los ataques de los invasores.

Expulsados de Tabasco y Bacalar

Fue en 1717 cuando organizada­mente se combatieron los campa­mentos ingleses en Laguna de Tér­minos, desalojando a los piratas asentados. Éstas expediciones con­tinuaron, y diez años después, los piratas desalojaron Bacalar y Co­zumel, pero la región de Belize no corrió la misma suerte, ya que los corsarios volvían a establecerse tan pronto los buques españoles se alejaban de la zona.



Recuperación española de la Laguna de Términos y de la Bahía de Chetumal, 1717?1727.

Así, posteriores acuerdos entre España e Inglaterra, legalizarían la explotación del Palo de Tinte, la Caoba y el Cedro. Además otro acuerdo en 1783 les daba el dere­cho de establecer familias inglesas en la región de Belize, y poco a poco los ingleses fueron exigiendo tener soberanía en esta zona cada vez más amplia. Al consumarse la independencia de México y de Guatemala, los ingleses aprovecha­ron para ampliar los acuerdos y es­tablecer nuevas fronteras. 

(c) copiright Mario Hernandez 1998 http://zenzontle.blogspot.com/ prohibida su reproduccion parcial o total en todos los medios. si quieres usar o mencionar parte del contenido deberás siempre mencionar al autor y la fuente además de pedir permiso de uso contactandonos. gracias!

This page is powered by Blogger. Isn't yours?